Lo mejor de Guillóm D’Besnarez (Guillermo Riveros Tejada)

Como gobernante, fue un filósofo con licencia para robar.

Era genial pariendo ideas ajenas.

Su ética consistió en no tenerla.

Le decían ” trapiche” debido a que funcionaba solamente con caña.

Era mesiánico porque vivía haciéndose esperar.

Cancelaba sus deudas negándose haberlas contraído.

Pasó por la Universidad. Nunca entró en ella.

El ladrón vuelve pero no devuelve….

Era pródigo para el placer como avaro para la virtud.

Era inmutable en sus fines porque no tenía principios.

Jamás cometió un delito sin antes maquinar otro.

La abeja africana es una abeja sin cera.

Siempre sale cara una mujer barata.

Lo peor que nos puede pasar es que no nos pase nada.

En la medida que creemos saber más sabemos menos.

Solo dando a los que no tienen se justifica lo que tenemos.

El pene de un caballero se debe parar ante las damas.

El sexo oral exige silencio.

Perdemos tiempo tratando de ganar tiempo.

Las cosas generalmente están donde no se las busca.

Lo justo es acabar con los derechos inhumanos.

El infarto es la expresión de una fuerte impresión.

En el amor la química determina la física.

El retardado es por lo general el más puntual.

Al final los tontos terminan pareciéndose a sí mismos.

El avaro va guardando lo que otros se encargarán de gastar.

Simulando virtud el hipócrita vive matando sus vicios.

La única paz que ofrece la guerra es la paz de los cementerios.

Sólo Bolivia puede ofrecer La Paz.

A veces por meter mano se mete la pata.

La oferta de matrimonio baja cuando el que oferta se sube.

El cojo suele ser la víctima de un mal paso.

Para el verdadero amante el placer está en complacer.

Hablador es el que no sabe lo que dice o dice todo lo que sabe.

La ventaja del calvo consiste en que nadie le toma el pelo.

Los muertos de hambre se mueren por comer.

Los accidentes suelen producirse cuando todo marcha sobre ruedas.

Sorprende que la lectura, en exceso, produzca tanto tonto.

El amor es una trampa en que todos queremos caer.

Hay payasos que nos hacen reír para no morirse de hambre.

Eva fue la única que conoció la lengua de Adán.

Cuando se va la vida llega la muerte.

Hay nobles que no tienen nobleza.

Adán se comió la manzana cansado de pedirle peras al olmo.

En la pasión la cópula es la cúpula.

Piensan que el eslabón perdido es el Homo Sexual.

Lo que se genera y no se regenera se degenera.

Hay épocas que van de generación en degeneración.

Al ingrato le hacemos un favor y le quedamos debiendo.

En el amor lo máximo es mínimo.

El peligro no está en montar al elefante sino en desmontarse de él.

Es preciso erradicar los “cementerios ambulantes”.

¡Como yo no hay otro! ¡Felízmente…!

Sorpresa es la monja sorprendida en pleno acto.

Por lo general se pide clemencia para el inclemente.

Los criminales deberían ser juzgados frente a la cámara de gas.

!Viva la vida, muera la muerte!

Uno sirve mientras sirve.

La paradoja está en que a lo mejor es peor.

Vendo mi loro hablador. !Tratar con el mismo!

Los gordos padecen el complejo de adipo.

Entre arañas hay mucha tela que cortar.

El enano sueña con ser alto parlante.

Dios nos libre de las mujeres malas que están muy buenas.

Lo mismo da para el sabio la alabanza que el agravio.

El obrar torcido o recto define a un hombre correcto.

Es preferible una mujer anónima a que sea muy reputada.

Más que la fractura lo que duele es la factura.

El torero no siempre evita que le metan cuernos.

Perro que muerde no ladra.

Hay amores que es preferible que pasen a que después nos pesen.

Buen bombero es únicamente el que cuida su manguera.

Sólo la gata sabe como se le pone el cascabel al gato.

El sabio tarda en descubrir que su interlocutor es tonto.

El suicida vive tentado de morir de auto-atentado.

La buena maestra no les enseña a sus alumnos lo que quieren ver.

Solo los muertos son inmortales.

Si dignidad la pobreza se envilece.

El ególatra sube a la Torre Eiffel para ver como luce Paris sin el.

En el matrimonio lo que separa suele ser lo que no se para.

La mujer intuye gracias a su sexo sentido.

El monóculo más parece un adminículo para el culo.

Si suprimen la “Ñ” no podremos desearnos “Feliz Año Nuevo”

La ley natural dice: Mientras más maduro menos duro.

Una hija putativa no es lo que se piensa de ella.

El caníbal ejerce su humor negro.

El loco es producto de un coitocircuito.

Estúpido es el que compra un reloj por adelantado.

Las farmacias cierran cuando no tienen más remedio.

El cornudo vive triste con una mujer feliz.

No hay peor tonto que un tonto ingenioso.

Los cuerdos terminan locamente enamorados.

El preso que sigue en la cárcel es porque no lo dejan salir.

Hay ricos que son pobres de espíritu.

Hay quienes llegan a perder el conocimiento sin haberlo tenido jamás.

Si no vives para pensar, por lo menos piensa para vivir.

Las solteronas, como las cartas, se entregan demasiado tarde.

El heredero jamás esta de acuerdo con el nuevo testamento.

Las mujeres viven a costilla del hombre desde los tiempos de Adán.

La mujer que sabe amar sabe a mar.

El amor se gana, o se pierde, en una lucha cuerpo a cuerpo.

El primero en vender un mueble Luis XV fue Luis XVI.

A Enrique Octavo sus mujeres le decían “el breve”.

Al tonto cuesta hacerle entender que Julio Cesar no fue asesinado por bruto.

El bebedor es un ser social que, a medida que bebe, se vuelve antisocial.

El ignorante dice lo que los demás no entienden.

La pereza es un vicio que se lo adquiere sin el menor esfuerzo.

Gracias a los muertos hay vivos que pasan a mejor vida.

El verdadero poeta crea a la sombra de su asombro.

No hay peor tonto que un tonto ingenioso.